Segundo mejor año de la historia en las instalaciones de la Autoridad Portuaria de Ferrol San Cibrao

09/01/2019 SPANISH PORTS

La institución supera tras un diciembre de espectacular actividad el volumen de cargas y descargas alcanzado en 2017
El buen comportamiento del tráfico de graneles sólidos compensa el leve retroceso que ha experimentado el mercado de los líquidos

La Autoridad Portuaria de Ferrol-San Cibrao acaba de cerrar el segundo mejor ejercicio de su historia al registrarse en sus instalaciones durante 2018 un tránsito de materias primas, materiales y productos cercano a los 13,7 millones de toneladas. El buen comportamiento del tráfico de graneles sólidos ha compensado el leve retroceso experimentado en el mercado de los líquidos y de la mercancía general. Concluye así un año marcado también por la apertura de la primera línea regular de buques.

La terminal de contenedores del puerto exterior de Ferrol, que gestiona Yilport, estrenó el 2 de junio de 2018 (operación en la imagen) la línea regular de la naviera MacAndrews Tilbury-Róterdam-Ferrol-Sevilla-Cartagena-Huelva-Ferrol-Tilbury-Róterdam portacontenedores y por el avance experimentado en las obras para dotar al puerto exterior de Caneliñas
de un acceso ferroviario.

Las empresas que operan en los muelles de Ferrol y San Cibrao movieron en 2018 un total de 13.683.716 toneladas de mercancías, según datos todavía provisionales. Como puede apreciarse en el gráfico reproducido sobre estas líneas, esta cifra es un 20,4 % superior a la media de actividad del presente siglo y supone un avance del 0,7 % respecto a 2017. De hecho, se sitúa solamente 0,2 puntos porcentuales por debajo del récord absoluto de 2012.

Con este balance, la Autoridad Portuaria cumple sobradamente el objetivo marcado en su planificación estratégica: acumular un promedio mensual de un millón de toneladas transportadas en sus dársenas. Con ello se consolida entre las cuatro principales instituciones de su clase de la fachada noratlántica-cantábrica, junto con las de Bilbao, Gijón y A Coruña.

Se afianza en esa posición a pesar de haber arrancado el ejercicio en números rojos, con caídas de la actividad en enero y febrero, respectivamente, del 35,6 y del 28,1 %. Encajó retrocesos igualmente en mayo (-8,4 %), agosto (-7,8%), septiembre (-28,6%) y noviembre (-17,2%). En la cara de la moneda, marzo (+9,9%), abril (+40,8%), junio (+24,2%), julio (+35,7%), octubre (+41%) y diciembre (+18,1%), este último el mes de mayor movimiento de 2018, con 1.515.356 toneladas estibadas y desestibadas.


Los analistas habían pronosticado para el bimestre final del año una desaceleración que a la postre no se ha visto confirmada.

En este éxito subyace la evolución favorable del segmento de los graneles sólidos: entre 2017 y 2018 las cargas y descargas pasaron de 10,45 a 10,75 millones de toneladas; o sea, aumentaron un 2,8 %.

En el polo opuesto, retrocedió el movimiento de mercancía general, con una bajada de 3,3 puntos porcentuales, y, sobre todo, el de graneles líquidos, con una reducción del 6,6 %. Las toneladas de avituallamientos avanzaron desde las 20.265 hasta las 27.930.

Carbón y bauxita, líderes
El ránking de mercancías de 2018 trasluce la importancia que la energía y la metalurgia continúan teniendo en los muelles de Ferrol y San Cibrao. Porque esa clasificación la lidera el carbón, con 4.730.790 toneladas movidas, seguido de cerca por la bauxita, con 4.240.042. Ya a mayor distancia, la tabla la completan en sus puestos nobles la alúmina (1.196.230 toneladas), el gas natural licuado (851.821), el fueloil (451.461), la sosa cáustica (273.277), la chatarra (269.665), los aceites (244.233), la madera (242.754) y el biodiésel (219.464). Fuera del top 10 sobresalen el acero, los componentes de aerogeneradores, el coque, el metanol, el cuarzo y el granito, el aluminio y el papel.

Entre los grandes tráficos, en términos relativos, las mejores evoluciones las presentan el metanol, el GNL, la bauxita y el coque, con subidas, respectivamente, del 16,3, el 12,3, el 11,8 y el 11,5 %.


En el resto de la estadística desglosada merecen mención destacada también los movimientos de abonos, con un repunte del 148,4 %, y de aparatos, herramientas y repuestos, con un crecimiento próximo a los 17 puntos porcentuales.

En el balance del año destaca igualmente el comportamiento de la pesca. De enero a diciembre pasaron por las instalaciones de la Autoridad Portuaria 239,82 toneladas de producto, frente a las 219,41 registradas en 2017. Descendieron las capturas de crustáceos (de 18,93 a 13,34 toneladas) y de peces (de 13,8 a 10,36), pero las de moluscos se dispararon un 15,8 %, hasta alcanzar las 216,12 toneladas, con un valor, grosso modo, de 1,43 millones de euros.

La importancia de los contenedores
Asimismo, los datos disponibles reflejan el peso específico que el tráfico de contenedores está adquiriendo.
Merced a la entrada en servicio, el pasado 2 de junio en el puerto exterior de Ferrol, de la nueva línea regular de la naviera MacAndrews, el cómputo de toneladas cargadas y descargadas dentro de contenedores en 2018 recoge una cantidad (42.593) que multiplica por 19 la registrada en 2017 (2.235). Medida en TEU’s, la progresión ha sido de 455 a 4.390.

De las cifras recabadas también se colige que 2018 fue un buen año para el mercado de cruceros, con prácticamente el mismo número de pasajeros recibidos que en 2017, a pesar de las cancelaciones de escalas debidas al mal tiempo: 27.708 frente a 30.049. Los números, finalmente, revelan un alza de 2,7 puntos porcentuales en el tráfico de buques: 1.150 contra los 1.120 del año anterior.

Redondeando, uno de cada dos grandes barcos recibidos en los muelles de Ferrol y San Cibrao fue de carga general.

“Son unos muy buenos números en términos generales. El balance no puede ser más que positivo. Estamos muy satisfechos de poder contribuir a la dinamización de la economía en las áreas de influencia de Ferrol y A Mariña”, destaca, en alusión a la actividad registrada en 2018, el presidente de la Autoridad Portuaria. Ya con la vista puesta en el futuro, José Manuel Vilariño apunta: “Nuestro principal reto es la diversificación de tráficos. Llevamos años trabajando en esta línea, abriéndonos al agroforestal, a los tráficos ro-ro, a los contenerizados, a los materiales de construcción… Queremos
pasar de ser un puerto muy granelero a un puerto con un mayor peso de la mercancía general y de los productos de mayor valor añadido, sin descuidar nuestro apoyo a sectores tradicionales como son el energético, el metalúrgico y el naval, de tanta importancia para la zona. La entrada en servicio de la terminal de contenedores del puerto exterior es un ejemplo de fruto de esa política.

Además, con el nuevo canal de Panamá están cobrando importancia los tráficos en un Atlántico que había cedido peso en favor del Pacífico; nuestra esperanza es poder captar parte de esa nueva actividad marítimo-económica”.

Refiriéndose a lo ocurrido en el ejercicio recién terminado, Vilariño subraya además los progresos conseguidos en la construcción del acceso ferroviario a Caneliñas, que desde septiembre de 2017 ejecuta una unión temporal de empresas por 72,5 millones de euros más IVA. No en vano, en el futuro túnel de entrada al puerto exterior ya han sido excavados 1,3 de los 5,5 kilómetros de longitud proyectados.

El ritmo al que se están desarrollando los trabajos concuerda con el fijado en el cronograma de la actuación, el cual prevé para 2021 la entrada en funcionamiento de la línea. En la actualidad son 75 los operarios que trabajan de forma directa en esta obra clave para el desarrollo de las potencialidades de la dársena de Caneliñas.

 

Política de privacidad Aviso legal Política de cookies