Se redobla la presión sobre el Parlamento Europeo en la negociación del Paquete de Movilidad

10/01/2019 CdS

A pocas horas de que el Parlamento Europeo se pronuncie sobre el acuerdo alcanzado por los ministros europeos de Transporte sobre el Paquete de Movilidad, se redobla la presión sobre los eurodiputados para que orienten su voto en una dirección u otra.

Por un lado, los principales sindicatos europeos del transporte por carretera han ido convocando sucesivamente diferentes movilizaciones, los llamados por la ETF ‘días de acción’, para pedir que se mantengan los tiempos de conducción y descanso existentes actualmente.

El pasado lunes 7 de enero se han producido movilizaciones de los sindicatos belgas a lo largo de la E17, la autopista que une Amberes y Rotterdam, con cortes y marchas lentas. Ese mismo día, se repartieron folletos informativos entre los camioneros que llegaron al puerto de Génova, así como en otras ciudades italianas como Milán, Turín, Venecia, Bolonia, Florencia, Ancona, Roma, Nápoles y Bari.

De igual modo, el 8 de enero se llevaron a cabo acciones informativas en diferentes puertos y supermercados polacos, así como en Suecia y en el paso fronterizo entre Rumanía y Hungría, para culminar el 9 de enero con manifestaciones en la frontera italofrancesa, en los Países Bajos y en Austria.

En España, Comisiones Obreras ha elaborado un manifiesto en el que afirma que con los cambios en los tiempos de conducción y descanso, los conductores “no descansarán de forma adecuada, su nivel de alerta se reducirá y su toma de decisiones al volante mermará, convirtiéndose en un perjuicio para su salud y poniendo en riesgo la vida de terceros”.

A juicio de la central sindical, “si finalmente se modifica la legislación vigente, y tal y como se plantea la votación se empeoraran las condiciones de trabajo, y como resultado se acrecentaran los accidentes en la carretera, no hay que ir lejos a buscar culpables, son las personas que gestionan en España y en Europa las políticas liberales, los diputados europeos, que de forma irresponsable e ignorante cambian beneficios por seguridad”.

Las empresas de transporte también quieren arrimar el ascua a su sardina
Por otra parte, la IRU también ha pedido esta misma semana a los miembros de la Eurocámara que “no pierdan de vista los principios más importantes” para el sector y la economía europea.

Al mismo tiempo, la organización esgrime una encuesta realizada en Alemania durante 2018 entre conductores profesionales y que refleja que un 51% de los encuestados quieren mayor flexibilidad en los tiempos de conducción y descanso, para pedir normas claras, aplicables en toda la UE, simples y flexibles.

En concreto, la institución quiere que se conserve la flexibilidad para que los conductores puedan regresar a casa dentro de un período de cuatro semanas, con el fin de que las empresas puedan adaptar sus esquemas a períodos de tres semanas, ya que, a su juicio, cualquier pérdida de flexibilidad que se produzca en el transporte se traducirá en un mayor deterioro de las áreas de servicio europeas

 

Política de privacidad Aviso legal Política de cookies