Navieras exploran el ferrocarril ante la normativa del azufre

16/05/2019 TRANSPORTE XXI

Empresas ferroviarias estiman captar nuevos tráficos marítimos ante la legislación que reducirá en el año 2020 la composición del fueloil y que impactará en el precio de los servicios ‘feeder’ entre puertos europeos.

El ferrocarril está llamado a ganar terreno en España de la mano de las grandes navieras mundiales. Por un lado, la mejora de la fiabilidad de los servicios, fruto de la lenta mejora de las infraestructuras, es cada día más evidente y su coste empieza a ser competitivo frente a un gasóleo cuyo precio se ha incrementado en lo que llevamos de año en un 11 por ciento.

Otra circunstancia que puede alentar a un uso más intensivo de la intermodalidad en España es la nueva normativa de la Organización Marítima Internacional (OMI) que reducirá a partir del año 2020 el límite de contenido de azufre en el fueloil que consumen los buques mercantes.

La normativa de la OMI que entrará en vigor a partir del 1 de enero de 2020 fija el límite mundial de contenido de azufre en el fueloil utilizado a bordo de los buques en el 0,50 por ciento masa/masa. Este ajuste supone un gran cambio frente al actual límite establecido en el 3,50 por ciento, que ha estado en vigor desde el 1 de enero de 2012.

Para cumplir con la nueva normativa, el transporte marítimo podrá adoptar el fueloil reglamentario de bajo contenido de azufre, el gas, el metanol, o incorporando los sistemas de limpieza de los gases de escape.

La adaptación de los buques a las exigencias en materia medioambiental supondrá un desembolso superior a los 13.000 millones de euros para el conjunto de la industria naviera del contenedor, según han estimado desde Maersk Line.

Esta normativa tendrá un impacto directo en la red de buques feeder, barcos más viejos que los que utilizan las navieras para sus servicios interoceánicos y que deberán proceder al cumplimiento de la normativa al igual que el resto de la flota.

Fuentes de la Asociación de Empresas Ferroviarias Privadas (AEFP), que preside Juan Diego Pedrero, apuntan esta línea. Explican que las navieras van a seguir desarrollando tráficos intermodales de contenedores, básicamente para unir puertos, matizando que “tienen esto en la cabeza por el tema de las restricciones de azufre para el marítimo. Es un caballo de batalla para ellos”.

Operadores ferroviarios consultados por TRANSPORTE XXI confirman que “con la llegada de las restricciones, el tráfico intraeuropeo entre puertos va a ser más complicado y el ferrocarril puede ganar terreno”. Concluyen señalando que “los tráficos feeder son muy baratos ahora, pero con las restricciones por el azufre va a cambiar. Hoy el ferrocarril de mercancías ya es un tema estratégico para las navieras”.

Los navieros españoles, con menor peso en los tráficos de contenedores pero sí con nicho en carga rodada también demandan soluciones. De hecho, la Asociación Española para la Promoción del Transporte Marítimo de Corta Distancia (SPC Spain) mostraba en su última asamblea general su preocupación por el incremento de costes que supondrá para el cabotaje español y el transporte marítimo de corta distancia la nueva normativa de azufre.

Desde SPC Spain se viene solicitando que haya una “consideración diferenciada para este tipo de tráficos a la hora de establecer nuevas normativas, como el azufre, la recogida de residuos en los puertos, la ventanilla marítima única europea o en la regulación del servicio de estiba en España”.



 

Política de privacidad Aviso legal Política de cookies