2019, un ejercicio plano para los puertos españoles

13/02/2020 TRANSPORTE XXI

La desaceleración global de la economía, las tensiones geopolíticas y la crisis del carbón han terminado por pasar factura al sistema portuario español, que cierra un ejercicio plano, según los últimos datos hechos públicos por el organismo Puertos del Estado, que preside Salvador de la Encina.

Tras las fuertes caídas en los dos últimos meses de 2019, un 6,4 por ciento en noviembre y un 7,6 por ciento en diciembre, las 28 autoridades portuarias, que gestionan 46 puertos de interés general, completaron el pasado año con un ligero avance del 0,3 por ciento, hasta superar los 552 millones de toneladas, un nuevo máximo histórico (ver cuadro adjunto). Un movimiento que se eleva hasta los 564,6 millones de toneladas, incluyendo pesca, avituallamiento y tráfico interior (+0,2 por ciento).

De acuerdo a la forma de presentación de las mercancías, todos los envases mostraron un comportamiento positivo, a excepción de los graneles sólidos, seriamente afectados por la política de descarbonización.

El mayor crecimiento tuvo lugar en el apartado de los graneles líquidos, que suponen el 34 por ciento del total. En concreto, avanzaron hasta los 187 millones de toneladas, un 3,5 por ciento más que en el año anterior, empujados por tráficos como el del gas natural o los biocombustibles, que pasaron de 16,2 millones de toneladas en 2018 a 22,1 millones en 2019 (+36,4 por ciento), según informaron desde Puertos del Estado.

Por su parte, la mercancía general, el grupo más numeroso con una cuota próxima al 50 por ciento, creció un 2,5 por ciento, hasta los 274 millones de toneladas. En este apartado, destacaron los incrementos de cargas como los minerales no metálicos (+18 por ciento), los piensos y forrajes (+14 por ciento) o los productos hortofrutícolas (+8 por ciento), añadieron desde el organismo portuario. Del total, el 71,3 por ciento corresponde a carga general en contenedores, con 195,4 millones de toneladas, rozando los 17,5 millones de TEUs (+1,5 por ciento). Dentro de este capítulo, sobresalen los puertos de Valencia, Algeciras y Barcelona, que suman 13,8 millones de TEUs, es decir, controlan el 79,5 por ciento del negocio del contenedor en España.

La otra cara de la moneda fueron los graneles sólidos, que se desplomaron un 11 por ciento el pasado año, hasta rozar los 91 millones de toneladas. La principal causa de este retroceso se encuentra en el descenso del tráfico de carbón, que pasó de 26,4 millones de toneladas en 2018 a 17,6 millones el pasado año (-33 por ciento).

Por último, la mercancía en tránsito continuó ganando protagonismo, con más de 154 millones de toneladas y un avance del 4,1 por ciento. De igual manera, la carga rodada movida en vehículos industriales que se suben al barco siguió ganando cuota. En 2019 se movieron más de 65 millones de toneladas, un 3,8 por ciento más que el año precedente.

Algeciras lidera la clasificación
La clasificación del sistema portuario español sigue liderada por Algeciras, que volvió a superar los 100 millones de toneladas de graneles y mercancía general en 2019 (104,85 millones de toneladas), lo que supone un crecimiento del 2,2 por ciento. A continuación se mantiene Valencia, con 80,76 millones de toneladas (+5,7 por ciento). La entidad que preside Aurelio Martínez continúa al frente del negocio del contenedor en España, y el Mediterráneo, con más de 5 millones de TEUs en 2019 (+5 por ciento), seguido por Algeciras, que también superó los 5 millones de TEUs (+7,3 por ciento) y Barcelona, con más de 3,3 millones de TEUs (-2,8 por ciento).

 

Política de privacidad Aviso legal Política de cookies