HSBC ve una oportunidad de negocio para las empresas españolas en las exportaciones a China

25/06/2020 CINCO DÍAS

Las exportaciones a China y los países de la Asean (Asociación de Naciones del Sudeste Asiático) suponen una oportunidad de recuperar negocio para las empresas españolas tras la crisis del Covid-19. Y es que, según un informe de HSBC, realizado por EsadeGeo, las relaciones cada vez más estrechas entre España y los países asiáticos ha provocado que «se abran nuevas oportunidades para las empresas españolas», que todavía no están es su punto álgido.

El informe refleja que China es el décimo destino de las exportaciones españolas, con un valor de 6.800 millones de euros en 2019, lo que representa el 2,3% del total de las exportaciones del país, por lo que todavía queda margen para reforzar las relaciones comerciales.

Además «dado que el ingreso medio anual per cápita en China ha aumentado a 16.000 dólares y se espera que el poder adquisitivo siga aumentando, existe un gran potencial para los bienes de consumo españoles». Con una población estimada de 400 millones de personas, el país tiene la clase media más grande y más orientada al consumo del mundo, cuyas preferencias se centran en el medio ambiente, la salud y la calidad de los productos, según el informe.

Por otro lado, la modernización industrial, tal y como se plantea en planes gubernamentales como el ‘China 2025’, supone otra oportunidad para las empresas españolas y europeas. Complementando su fuerte desarrollo tecnológico local, el país asiático busca atraer la inversión extranjera. Y en un país con más de 800 millones de usuarios de Internet, el crecimiento del comercio electrónico es una de las áreas clave que abre nuevas oportunidades para las empresas españolas.

Productos agroalimentarios, salud y servicios

Según indica el informe de HSBC, la marca España está bien establecida en el mercado chino, sobre todo los productos agroalimentarios, por lo que la entidad ve «un importante potencial de expansión», dada la creciente demanda china de vino, aceite y productos cárnicos.

La industria de la salud y el bienestar es otro sector que presenta un importante potencial para las empresas españolas. Mientras que en el segmento infantil hay un aumento en la demanda de productos más seguros y de mejor calidad, hay cada vez más oportunidades también en el segmento que atiende a clientes mayores, ya que el 25% de los chinos tendrá más de 65 años en 2050. Según el informe, las industrias textil, del calzado y de la decoración del hogar presentan un mayor potencial para las empresas españolas, que pueden ampliar su presencia en el mercado a través de las exportaciones o mediante la apertura de nuevos puntos de venta en las principales ciudades.

Además, dado el rápido avance del sector de servicios en China, existe una creciente necesidad de gestión de los servicios urbanos, en particular de la gestión del agua y los residuos. Asimismo, las empresas españolas están bien posicionadas para ofrecer servicios tecnológicos de asociados a las ciudades inteligentes.

Inversión española en China

En cuanto a los sectores industriales, la fabricación de vehículos de motor, productos metálicos, metalurgia y materiales eléctricos representan el 37% del total y son los sectores que lideran la inversión española acumulada en China. El segundo sector es el financiero, seguido de los de la distribución mayorista y minorista, así como del sector agroalimentario.

El mayor crecimiento de las inversiones en China se registra en las empresas españolas de servicios, que buscan un mayor acercamiento a los usuarios finales. Una tendencia similar se observa en los despachos de abogados y consultoras que han establecido oficinas en las principales ciudades para atender tanto a las empresas chinas como a las españolas. Asimismo, cada vez hay más inversiones españolas con un alto componente tecnológico, concluye el informe.

 

Política de privacidad Aviso legal Política de cookies