Transportes se olvida del ferrocarril de mercancías

15/09/2020 TRANSPORTE XXI

Pese a las reclamaciones del sector, el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana no ha ejecutado medida alguna en apoyo al ferrocarril de mercancías ante el descenso dramático de volúmenes que está experimentado como consecuencia de la crisis sanitaria de la COVID-19.

Iterior cuadro web PG10

Como adelantó este periódico, cuatro organizaciones vinculadas al ferrocarril de mercancías y al intermodal (AEFP, UOTC, CETM Multimodal y Faprove) dirigieron una carta conjunta el pasado mes de junio a la secretaria general de Transportes, María José Rallo, solicitando “la adopción de medidas económicas de ayuda urgente a favor de las empresas y operadores ferroviarios”. Esta petición de ayuda urgente se sustentaba en el artículo 107 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea y en las recomendaciones de los órganos responsables de la Comisión Europea, que recuerdan a los Estados miembro “la necesidad de conceder ayudas específicas destinadas a apoyar nuestro sector”, según rezaba la misiva.

“La carta ha obtenido una respuesta negativa”, lamenta Juan Diego Pedrero, presidente de la Asociación de Empresas Ferroviarias Privadas (AEFP). Desde el Ministerio se ha trasladado a las organizaciones firmantes que la situación es muy complicada, aunque se les alienta a confiar en las futuras medidas de impulso al sector ferroviario que se estarían diseñando en Europa para impulsar la agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, con el objetivo claro de favorecer la descarbonización. Sin embargo, “a efectos del sector, esto no se traduce por el momento en nada”, reconoce Pedrero. No hay que olvidar que no se prevé que las ayudas millonarias procedentes de Bruselas se materialicen antes del segundo semestre de 2021. En este sentido, “nosotros reclamamos medidas de apoyo urgente, desde el minuto cero”, recuerda el presidente de AEFP.

Eso sí, “cuando Europa nos dé el dinero sería el momento oportuno para aplicar el ferrobono y no centrarse únicamente en las infraestructuras”. Este ferrobono tendría un coste anual de 44 millones de euros, según las estimaciones de las organizaciones sectoriales.

Entre esas medidas de apoyo desde el minuto cero, las empresas ferroviarias destacan la suspensión de cánones del Adif con carácter retroactivo y hasta el final de 2020. Desde el sector se recuerda que en otros países europeos los gestores de infraestructuras ferroviarias han reducido o suspendido cánones para este año y también han aprobado reducciones del 50 por ciento para 2021.

“Reclamamos medidas similares por parte del Adif, pero ya hemos obtenido la respuesta de que no lo van a hacer”, confirma Pedrero. Es más, Adif ha deslizado ya a los responsables de las empresas ferroviarias que tienen previsto aplicar un fuerte incremento en los cánones a partir del 1 de enero de 2021. Esta subida forma parte de la senda de evolución prevista por el Adif, de la que ha venido informando este periódico, que se eleva a la friolera de un 1.700 por ciento en una década y que no han podido aplicar en años anteriores al no aprobarse la renovación de los Presupuestos Generales del Estado.

La subida media prevista para 2021 se eleva a un 36,1 por ciento y afectará a los cánones por adjudicación de capacidad (modalidad A), por utilización de las líneas ferroviarias (modalidad B) y por utilización de las instalaciones de transformación y distribución de la energía eléctrica de tracción (modalidad C).

 

Política de privacidad Aviso legal Política de cookies