La estiba de Bilbao se cita hoy ante el Consejo de Relaciones Laborales sin visos de acuerdo

27/10/2020 DIARIO DEL PUERTO

El conflicto de la estiba del Puerto de Bilbao se traslada hoy al centro de la capital vizcaína, donde está previsto que las partes en disputa, sindicatos y empresas, se encuentren a una misma hora y en un mismo lugar: a las 9:00 horas en la sede del Consejo de Relaciones (CRL) de Euskadi.

Allí se llevarán a cabo de forma sucesiva dos actos de intermediación laboral diferentes que, a tenor de las posiciones que mantienen ambas partes, se saldarán sin avenencia entre las mismas, prolongando así un día más el largo pulso que mantienen con la huelga como telón de fondo desde el pasado 9 de octubre.

Doble cita en el CRL

La doble cita ante el CRL, institución pública de la Comunidad Autónoma del País Vasco, constituida como órgano de diálogo y encuentro permanente entre las confederaciones sindicales y empresariales y como órgano consultivo en materia sociolaboral, responde a las iniciativas adoptadas por separado por el Comité de Empresa y por Bilboestiba CPE en sus respectivas solicitudes de intermediación laboral ante el PRECO, el sistema de Procedimientos de Resolución de Confictos Laborales.

De este modo, el Comité de Empresa solicitó un acto de conciliación por “incumplimiento del Convenio Colectivo en materia de tareas complementarias”, mientras Bilboestiba CPE presentó una solicitud de arbitraje motivada por “la gravedad de la situación y dada la actitud de los convocantes de los paros”.

Arbitraje y laudo

A pesar de que ambos procedimientos, conciliación y arbitraje, está diseñados para facilitar la resolución de los conflicto laborales, bien por avenencia entre las partes o porque un arbitro dicte un laudo de obligado cumplimiento para ambas, se da prácticamente por hecho que la cita ante el CRL se saldará sin ningún tipo de acuerdo, según apuntan todos los indicios.

Así,la petición de arbitraje formulada por Bilboestiba CPE elimina ya de partida la posibilidad de un acuerdo durante el acto de conciliación, ya que las empresas confían en que un arbitraje respalde sus posiciones y se  emita un laudo arbitral favorable que obligue a la parte social a su cumplimiento.

Al contrario, los sindicatos desconfían de esta fórmula por entender que el arbitraje sería más proclive a respaldar la postura empresarial y también porque, según sostuvieron fuentes sindicales ante este Diario, dicha figura estaría “excesivamente sometida a las presiones de las instituciones públicas”, entre las que mencionaron a la propia Autoridad Portuaria de Bilbao, a las organizaciones empresariales o al mismo Gobierno Vasco.

Por ello, la más que previsible negativa del Comité de Empresa a aceptar el procedimiento de arbitraje solicitado por las empresas condena a la cita de esta mañana ante el CRL a servir de mero espejo del abismo que sigue separando a las partes, cuyas últimas declaraciones no auguran la posibilidad de alcanzar una solución de mutuo acuerdo a corto o medio plazo.

El acto de conciliación se resolverá sin avenencia, mientras el Comité de Empresa no parece dispuesto a aceptar someterse a un proceso de arbitraje

Nuevos paros

A las 8.00 horas de ayer los sindicatos iniciaron el nuevo calendario de paros según el segundo preaviso de huelga, convocada hasta el 9 de noviembre, inclusive. A diferencia del ya consumido, que incluyó doce jornadas de paros de 24 horas, está programado para ejercerse durante el 50% de la duración de la jornada laboral en cada turno con el siguiente formato y horarios:

Turno de partida: paro entre las 14:00 h. y 18:00 h.

Turno de mañana: paro entre las 11:00 h. y 14:00 h.

Turno de tarde: paro entre las 17:00 h. y 20:00 h.

Turno de noche 1: paro entre las 23:00 h. y 02:00 h.

Turno de noche 2: paro entre las 05:00 h. y 08:00 h.


Desavenenencias también en los servicios mínimos

Entre las múltiples desavenencias entre sindicatos y empresas en el conflicto de la estiba de Bilbao se incluyen también las relativas al cumplimiento de los servicios mínimos decretados por la Delegación del Gobierno en el País Vasco. Mientras las empresas expresan su impotencia ante lo que entienden se trata de un incumplimiento de dichos servicios mínimos por parte de los estibadores, los sindicatos califican los servicios mínimos de “abusivos” y denuncian su abultado número. Tomando como argumento los llamamientos de ayer, los sindicatos denunciaron la cantidad “excesiva” de servicios esenciales designados por las empresas, que a su entender hizo que la práctica totalidad de la plantilla de estibadores fijos se viera privada del derecho a la huelga a fin de cumplir con las tareas solicitadas.


Bilboestiba denuncia el “secuestro” de mercancías y la caída de escalas

Bilboestiba CPE ha contabilizado un total de 16 escalas de buques pérdidas durante los primeros 15 días de la huelga de la estiba que arrancó el 9 de octubre en el Puerto de Bilbao y que amenaza con extenderse hasta el próximo 9 de noviembre. El efecto de estos paros, según las empresas estibadoras, ha sido la pérdida de casi la mitad del tráfico de mercancía general en comparación con la quincena anterior.

Así, durante los primeros 15 días de huelga de la estiba, el Puerto de Bilbao ha perdido 16 escalas de buques, un 18% con respecto a los datos de la quincena anterior, lo que ha supuesto que entre el 9 y el 22 de octubre se haya manipulado un 46% menos de mercancía general y un 48% menos de contenedores con respecto al movimiento registrado durante los 15 días anteriores, según los datos aportados por Bilboestiba, que añade como otra referencia significativa de las consecuencias de este conflicto que la carga y descarga de camiones se ha reducido una media del 80%, siendo del 100% en algunas jornadas.

El Puerto de Bilbao ha perdido 16 escalas de buques, un 18% con respecto a la quincena anterior, y ha caído la carga y descarga de camiones un 80%

Coacciones

Estas cifras llevan a Bilboestiba CPE a valorar las consecuencias de la huelga para la economía y el empleo en Euskadi, así como para el resto del área de influencia del puerto, como “muy graves”. Así, por ejemplo, destaca que más del 90% de las operaciones de suministro a la industria no han podido ser atendidas a causa de la actuación de los piquetes. El “secuestro” de estas mercancías, sostiene, pone en grave riesgo la actividad de las empresas, cuyos sistemas de producción se basan en niveles residuales de almacenaje compensado con el aprovisionamiento continuo y eficiente por parte de su cadena logística, que ahora se ha visto rota.

Asimismo, Bilboestiba ha reiterado su denuncia sobre la actuación de los “piquetes informativos”, que se desplazan por las instalaciones portuarias “coaccionando gravemente a otros trabajadores”. A su juicio, “estas amenazas son de tal calibre que han supuesto que muchos de ellos han decidido no acudir a su puesto de trabajo por temer por su integridad física”.

Asimismo, las empresas estibadoras que integran el Centro de Empleo Portuario han mostrado ante las instituciones y la opinión pública la “impotencia e indefensión” que les produce el incumplimiento de los servicios mínimos decretados por la Delegación del Gobierno en el País Vasco.


PRÓXIMA SALIDA: ARBITRAJE OBLIGATORIO

¿Hay salida al conflicto de la estiba en el Puerto de Bilbao? ¿Es posible poner fin a la huelga si ambas partes no se avienen a un acuerdo en el acto de conciliación y si, como todo apunta, los sindicatos no aceptan someterse a un arbitraje?

El Consejo de Relaciones Laborales de Euskadi (CRL), como órgano de intermediación laboral, no posee mecanismos adicionales para propiciar o forzar un acuerdo. Como el propio CRL aseguró ayer a Diario del Puerto, debería ser una instancia superior, como por ejemplo el Gobierno Vasco quien, en vista de la excepcionalidad de la situación, forzara un arbitraje obligatorio. Se trata, como apuntó el CRL, de un recurso “extraordinariamente singular”, y que en Euskadi tan sólo se habría producido en una o dos ocasiones. En todo caso, en función de la evolución del conflicto de la estiba en el Puerto de Bilbao y del agravamiento de sus consecuencias, el Departamento de Trabajo del Gobierno Vasco, que lidera la socialista Idoia Mendia, podría activar este arbitraje obligatorio, una potestad que también está en el ámbito del propio Gobierno central a través del Ministerio de Trabajo.

A este respecto, según expertos juristas a los que ha tenido acceso Diario del Puerto, en el caso de que la convocatoria de una huelga haya cumplido con todas las exigencias requeridas en el Real Decreto-ley 17/1977, de 4 de marzo, sobre relaciones de trabajo, si la huelga se extiende en el tiempo se podrá acudir al arbitraje obligatorio, regulado en el artículo 10.

Es necesario un conflicto de duración prolongada, con posiciones irreconciliables y grave perjuicio a la economía

“Este arbitraje obligatorio debe considerarse solución extraordinaria y de aplicación restrictiva” y es una solución que debe ser “adoptada por el Gobierno, a propuesta del Ministerio de Trabajo, o por la administración competente de conformidad con el Estado descentralizado de las Comunidades Autónomas”.

Según dichos expertos, los presupuestos para resolver una huelga por esta vía son especialmente gravosos, a saber: debemos estar hablando de un conflicto con una duración prolongada, con consecuencias por la dilación del conflicto, con posiciones distantes e irreconciliables por las partes y con un perjuicio grave de la economía.

Las fuentes consultadas recuerdan que se trata, no obstante, “de un remedio que en la práctica es utilizado excepcionalmente optándose por otras medidas de menor intensidad a través de la apertura de vías de diálogo, aunque hablamos de un instrumento de relieve en el ámbito autonómico, especialmente en huelgas de servicios de limpieza, que afectaban en niveles dramáticos a aeropuertos, hospitales o escuelas. Sirva como ejemplo el conflicto en el Aeropuerto de Barcelona-El Prat que enfrentó en 2017 al Grupo Eulen y a sus trabajadores. Para atajar una situación que provocó colas y esperas en uno de los principales aeropuertos del país, el Gobierno de España acordó en Consejo de Ministros extraordinario establecer un arbitraje obligatorio.


Economía regional

Un detalle importante es que posteriores sentencias han puesto de manifiesto que el Gobierno (estatal o autonómico) puede establecer el arbitraje obligatorio a la vista de la duración de la huelga, gravedad, distanciamiento de las partes y perjuicio grave para la economía, pero para establecer el arbitraje no es indispensable que se produzcan perjuicios a la economía nacional, bastando con que existan y sean notables para la economía regional.

Los efectos que se buscan con el arbitraje obligatorio son, fundamentalmente, dos. Por un lado, vincular a las partes a este arbitraje, que no pueden rechazar y que acaba con un laudo vinculante y, por otro, fruto del mismo, declarar la ilegalidad de mantener la huelga una vez notificado aquél.

 

Política de privacidad Aviso legal Política de cookies