Dirección General de Transporte Terrestre: No hay color

22/02/2021 DIARIO DEL PUERTO

El cese voluntario el pasado martes al frente de la Dirección General de Transporte Terrestre de la hasta ahora directora, Mercedes Gómez, ha vuelto a poner de manifiesto el devenir que ha tenido este cargo en las dos últimas décadas, ajeno a cualquier color político y con la predominancia de un perfil eminentemente técnico.

En los últimos 22 años y tras  pasar por el cargo un total de seis directores generales, sólo Manel Villalante fue cesado tras tomar posesión un gobierno de distinto color político que el que le nombró.

En el resto de los casos, fueron otras las cuestiones que cuando hubo cambio de ministro determinaron los ceses e incluso las confirmaciones, que también las hubo.

No hay que olvidar que Juan Miguel Sánchez fue director general de Transporte Terrestre  con los gobiernos del Partido Popular y con los gobiernos del Partido Socialista.

De igual forma, hay que subrayar que Joaquín del Moral fue nombrado director general por un gobierno popular tras haber sido jefe de Gabinete del Secretario General de Transportes con un gobierno socialista.

Y en esta línea, el propio director general nombrado la pasada semana, Jaime Moreno, es designado ahora por un gobierno socialista cuando fue subdirector general de Tráfico con un gobierno del Partido Popular.

Perfil técnico

La clave en este sentido es que en los últimos 22 años ha primado el perfil técnico a la hora de designar al máximo responsable al frente de la Dirección General de Transporte Terrestre.

Juan Miguel Sánchez era un técnico que trabajaba desde 1985 en el Ministerio y que antes de su nombramiento llevaba 7 años como subdirector general. Como hemos señalado, Joaquín del Moral era un técnico y lo mismo Jaime Moreno, con una larga trayectoria en la Dirección General de Tráfico.

Igualmente técnica del Ministerio era la ya ex directora Mercedes Gómez, que ahora volverá al lugar que ocupaba antes de su nombramiento y después de abandonar el cargo por razones estrictamente personales y ligadas con su deseo de retirarse de la primera línea y dejar a un lado la carga de trabajo que han venido comportando en esta Dirección General cuestiones como la regulación del taxi.

Por cierto, en cuanto a los dos directores que junto a Jaime Moreno vinieron de fuera del Ministerio en estos 22 años, tanto Francisco Espinosa como Manel Villalante tenían largo recorrido técnico en las Consejerías de Transportes de Andalucía y Catalunya, respectivamente, este último como director general de Transporte Terrestre.

Sirva, para terminar, el detalle de que Joaquín del Moral, quien salió de Fomento al poco de ser confirmado por Ábalos por falta de sintonía en determinados asuntos, ha vuelto a ser recuperado en este mismo gobierno como director de Renfe Mercancías. Todo un indicador del tipo de perfil.

Juan Miguel Sánchez:

 “Demasiado” pro carretera

NOMBRE
Juan Miguel Sánchez García.

NOMBRAMIENTO
6 de marzo de 1999.

CESE
4 de septiembre de 2010.

EL RELEVO
En estos últimos 22 años, quien mejor encarnó el perfil técnico de la Dirección General de Transporte Terrestre  y el defender una política de transporte de mercancías por carretera ajena a colores políticos y priorizando el desarrollo del sector fue Juan Miguel Sánchez.

Nombrado director general en las postrimerías del primer Gobierno de José María Aznar, con Rafael Arias Salgado como ministro de Fomento, Sánchez sustituyó a Fernando Cascales tras haber sido subdirector general durante 7 años.

Su conocimiento profundo del sector, su capacidad de generar consensos, su empatía con las patronales y su habilidad para responder a los intereses sectoriales sin menoscabar el interés general, le permitieron no sólo ser confirmado en el cargo con el segundo gobierno de José María Aznar y con Francisco Álvarez-Cascos como ministro de Fomento.

En 2004, tras la victoria en las elecciones generales del socialista José Luis Rodríguez Zapatero y el nombramiento como ministra de Magdalena Álvarez, Juan Miguel Sánchez volvió a ser confirmado en el cargo.

Y lo mismo sucedió en 2009, de nuevo con un gobierno socialista y de nuevo con Magdalena Álvarez de Ministra.

Ahora bien, a partir de aquí surge una nueva derivada. No hay que olvidar que en su primer nombramiento en 1999, Juan Miguel Sánchez fue nombrado director general de Ferrocarriles y Transporte por Carretera y ya en 2000 su cargo exacto pasó a ser director general de Transporte por Carretera.

Ahora bien, con el nombramiento en 2009 de Concepción Gutiérrez como secretaria de Estado de Transportes, hay un cambio de ciclo. Existe un interés esencial de Gutiérrez por fomentar la políticas activas de impulso del transporte ferroviario y sobre todo por confrontarlas con el transporte por carretera, bajo la máxima de comienzos de siglo de favorecer la intermodalidad a costa de frenar el crecimiento del camión. Para ello, en 2010 Gutiérrez decide aunar las políticas de carretera y ferrocarril y crear la nueva Dirección General de Transporte Terrestre, ente para el cual no quiere a Sánchez, pues en la dialéctica frentista consideraba que su trayectoria le convertía en alguien muy proclive la carretera en perjuicio del ferrocarril. Esto desató su cese tras 11 años en el cargo y el nombramiento de Francisco Espinosa con quien Gutiérrez había coincidido en la Junta de Andalucía.


Francisco Espinosa: Inédito

NOMBRE
Francisco Espinosa Gaitán.

NOMBRAMIENTO
4 de septiembre de 2010.

CESE
8 de diciembre de 2010.

EL RELEVO
95 días estuvo en el cargo de director general Francisco Espinosa, a quien le cogió recién nombrado la decisión de José Luis Rodríguez Zapatero de relevar a Magdalena Álvarez como ministra de Fomento y designar a José Blanco.

Blanco a su vez relevó a su principal valedora, la secretaria de Estado de Transportes, Concepción Gutiérrez, y el nuevo secretario, Isaías Táboas, decretó su cese y el nombramiento de alguien de “confianza”.


Manel Villalante: La excepción

NOMBRE
Manel Villalante i Llauradó.

NOMBRAMIENTO
8 de diciembre de 2010.

CESE
14 de enero de 2012.

EL RELEVO
Manel Villalante es el único caso en los últimos 22 años en el que el relevo al frente de la Dirección General de Transporte Terrestre vino motivado por el mero cambio de color político en el Gobierno. Tras incorporarse al equipo del socialista José Blanco, con el secretario de Estado de Transportes, Isaías Táboas, como principal valedor fruto de su trayectoria como Director General de Transporte Terrestre en la Generalitat de Catalunya, Villalante dejó el cargo en enero de 2012 tras tomar el popular Mariano Rajoy posesión como nuevo presidente del Gobierno y nombrar a Ana Pastor como ministra de Fomento.


Joaquín del Moral: Sí, pero no

NOMBRE
Joaquín del Moral Salcedo.

NOMBRAMIENTO
14 de enero de 2012.

CESE
21 de julio de 2018.

EL RELEVO
Tras la moción de censura de 2018 y la llegada al poder de Pedro Sánchez, Joaquín del Moral iba a salvar su cargo como director general de Transporte por Carretera, ejercido hasta ese momento íntegramente con gobiernos del Partido Popular.

Había sido nombrado por Ana Pastor en 2012 y había sido confirmado en el segundo gobierno de Mariano Rajoy, en este caso con Íñigo de la Serna como ministro de Fomento.

Su relevo, tras la moción de censura y la designación como ministro de José Luis Ábalos, se antojaba automático. Ahora bien, la precipitada llegada al poder, la necesidad de ser pragmáticos para tomar las riendas cuanto antes y el hecho de que su continuidad como secretario de Organización del PSOE requiriera cubrir con total solvencia la parcela técnica del Ministerio, llevó a Ábalos en renovar su confianza en Joaquín del Moral, cuya continuidad fue dada por segura.

Ahora bien, mes y medio después de la llegada de Ábalos al Ministerio, se produjo un enfrentamiento a costa de las VTC en Catalunya, en pleno conflicto del taxi.

La Generalitat tomó una determinación que desde la Dirección General de Transporte Terrestre se consideraba fuera de sus competencias y, como venía siendo habitual hasta la fecha, Joaquín del Moral dio orden de presentar el pertinente recurso ante los tribunales correspondientes.

El ministro, volcado en su marcado perfil político y en su voluntad desde el primer momento de cambiar el paso en la relación del Gobierno central en Catalunya y por rebajar la tensión con el entonces presidente de la Generalitat, Quim Torra, consideró más que inoportuna la decisión de Del Moral.

Ante la posibilidad real de nuevas y sucesivas desconexiones, el director general de Transporte Terrestre puso su cargo a disposición del ministro, que finalmente decidió su relevo.


Mercedes Gómez: Motivos personales

NOMBRE
Mercedes Gómez Álvarez.

NOMBRAMIENTO
21 de julio de 2018.

CESE
16 de febrero de 2021.

El RELEVO
Las VTC y el taxi la llevaron al frente de la Dirección General de Transporte Terrestre y las VCT y el taxi la llevaron a abandonar la Dirección General de Transporte Terrestre. Y es que las fuertes presiones que se viven en la regulación de este sector y el deseo de pasar a un segundo plano son las razones que llevaron a Mercedes Gómez a comunicar el pasado martes su decisión de abandonar el cargo por “motivos personales”.

Gómez, con puesto de funcionaria en el Ministerio de Transportes, era antes de su nombramiento directora de la División de Prospectiva y Tecnología del Transporte, es decir, un perfil eminentemente técnico y nada político, que es el que ha pesado en su gestión de una Dirección General que en materia de mercancías ha dejado durante su mandato grandes cuestiones en el aire.


Jaime Moreno: Otro técnico

NOMBRE
Jaime Moreno García-Cano.

NOMBRAMIENTO
16 de febrero de 2021.

LLEGADA AL CARGO
El recién nombrado director general de Transporte Terrestre es el mejor ejemplo de que en este cargo se sigue priorizando el perfil técnico por encima del color político. Moreno fue subdirector general de Tráfico durante el Gobierno el Partido Popular y ahora accede a este nuevo cargo de la mano de un gobierno socialista.


 

Política de privacidad Aviso legal Política de cookies