El elevado coste del hidrógeno retrasa su implantación en el transporte

22/02/2021 DIARIO DEL PUERTO

El incremento interanual de hidrogeneras entre 2018 y 2019 a nivel mundial fue del 20%, entre 2019 y 2020 será superior al 50%, y entre 2020 y 2021 se espera que supere el 100%, es decir, que se doble el número de estaciones operativas.

En España el sector del hidrógeno renovable se encuentra en plena efervescencia en cuanto a interés, pero de momento, señalan desde Logistop, con muy poca materialización de proyectos.

Hasta ahora España ha avanzado el desarrollo e implantación de este tipo de tecnología a través de la publicación de la Estrategia Nacional de Hidrógeno y la asignación de más de  1.500 millones de euros de los fondos europeos hasta 2023 para proyectos relacionados con el hidrógeno.

Sin embargo, advierten desde Logistop, “no se abordan suficientemente los dos principales retos que el hidrógeno afronta y que están impidiendo un desarrollo acorde con el potencial y capacidad existente en España”. Estos retos, se definen en el documento “RUMBO 2021” de Logistop:

  • El elevado coste de los equipos (tecnología) que de momento se fabrican a medida y que afecta a que no se desarrolla la producción -falta una primera red básica de hidrogeneras- y a que no se consigue producir hidrógeno a un coste cercano a la paridad con el diésel.
  • El elevado coste de los vehículos (furgonetas, camionetas, camiones) que hace que, a pesar de las evidentes bondades desde el punto de vista medioambiental, social y de imagen, de momento pocos operadores se planteen su adquisición.

“Una intervención publica europea y española mejor enfocada, más eficaz y que no se limite a planes, sino que también aporte medios, es decisiva para que se cierre la brecha actual y que con ello logremos un nivel de sostenibilidad y competitividad acorde con nuestro potencial”, concluye Juan Carlos de Pablo, coordinador del Grupo de Trabajo de Descarbonización y Economía Circular de Logistop.

RUMBO 2021

Logistop ha presentado RUMBO 2021, un documento donde, a través de los distintos grupos de trabajo establecidos, se analiza la implantación de la innovación tecnológica en el sector logístico. Para ello, se han establecido los grupos de trabajo de descarbonización y economía circular; logística urbana, transformación digital, logística portuaria y robótica y automatización.

“Cada uno de estos Grupos de Trabajo está liderado por una entidad o dos de carácter empresarial o con perfiles de usuario. El objetivo es aunar las capacidades de las empresas, para cubrir todas las necesidades en el sector. El principal objetivo de los grupos de trabajo es promover la generación de proyectos de innovación colectiva que cubran todas o parte de las temáticas reflejadas en el plan estratégico de Logistop, entre los miembros y organizaciones interesadas, ayudándoles a acometer el cambio mediante la realización de jornadas de divulgación y formación y la creación de grupos de trabajo cuyo fin es promover proyectos de innovación dinamizando y coordinando iniciativas de interés.

Así, dentro de este documento, Logistop aborda también la logística urbana desde la falta de armonización de las ordenanzas municipales a nivel nacional, “que ayudaría al desarrollo de las operaciones de distribución urbana de mercancías, por disponer de un marco único de trabajo y de una seguridad jurídica”.

Recientemente la DGT hizo público que se está trabajando en la elaboración de una ordenanza tipo con la regulación básica de la DUM, con el fin de que los ayuntamientos actúen con reglas homogéneas en todo el país y los operadores, por su parte, tengan una mayor seguridad jurídica.

El cambio que está realizando la DUM debe basarse en cinco pilares, detalla el documento. Estos son conocimiento, marco jurídico, infraestructuras, tecnología y ayudas. En este último aspecto, señalan desde Logistop, “no podemos olvidar la gran atomización que sufre el sector del transporte, depositándose habitualmente el peso de la entrega final en uno de los eslabones más débiles pero más presentes en el sector, el autónomo. La poca capacidad de adaptación al cambio dificulta la adopción de tecnología y la inversión en infraestructuras por lo que se hace indispensable el desarrollo de ayudas que puedan incentivar la adopción de las mismas”.

 

Política de privacidad Aviso legal Política de cookies