Balance del Brexit: mayor entramado documental y camiones retenidos ‘sine die’ en las aduanas

09/06/2021 CdS

Tras cumplirse los cinco primeros meses de la nueva era Brexit, los tráficos de camiones hacia y desde Reino Unido siguen cargados de dificultades con demoras sistemáticas en los tiempos de tránsito, lo que se traduce en costes operativos elevados para toda la cadena logística, sufriéndolos de manera especial el transporte como último eslabón.

Si bien es cierto que las exportaciones desde Europa a Reino Unido han ido alcanzando cierta normalidad, reduciéndose visiblemente las trabas administrativas y bloqueos operativos, sin embargo las importaciones están suponiendo en muchas ocasiones auténticos colapsos de los camiones que se ven atrapados en instancias aduaneras por requerimientos burocráticos y deficiencias en cualquier tipo de documento.

Atrapados por tiempo indefinido en las aduanas

Pese a que las flotas más representativas en los tráficos con Reino Unido comenzaron enfrentándose a la entrada del Brexit optando en su mayoría por retornar los camiones de vacío, para cargarlos preferiblemente en Francia ó en Bélgica, poco a poco no obstante a partir de finales de enero y principios de febrero decidieron iniciar los primeros viajes cargados, no sin antes completar una formación interna exhaustiva de sus empleados especializados en este nuevo conglomerado normativo del Brexit. Se fueron superando algunas primeras dificultades, eso sí con demoras frecuentes en más de una llegada a destino.

Pero, sin duda, desde comienzos de mayo, y como consecuencia de la entrada en vigor de nuevos requisitos en los intercambios comerciales entre la UE y el Reino Unido, la operativa se ha recrudecido enormemente debido a deficiencias documentales que han cogido ‘fuera de juego’ a exportadores e importadores.

De este modo, y aunque los camiones han podido generalmente seguir saliendo del Reino Unido y entrar en Europa, el bloqueo se está produciendo en las aduanas de destino con paralizaciones de los vehículos de hasta más de una semana.

Más certificados y control documental y poco personal

En una reciente conferencia online, que organizó el Colegio de Agentes de Aduanas de Barcelona, se hacía referencia a algunos de los problemas principales detectados por los operadores. Entre ellos, figuran los controles sanitarios de la mercancía que en muchas ocasiones están entrando en España o en la UE sin haber pasado el preceptivo control, lo que hace que a su llegada a destino esta mercancía sea bloqueada o intervenida por la Inspección de Sanidad.

Junto a ello, se detecta una falta de personal evidente destinado a labores de inspección (PIF) en los puertos de entrada de la mercancía.

Aunque los camiones siguen saliendo del Reino Unido hacia Europa, el bloqueo se está produciendo en las aduanas de destino con paralizaciones de los vehículos de hasta más de una semana.

Las consecuencias para las empresas de transporte son bloqueos de camiones en esos puertos desde una hasta dos semanas, incurriendo en elevados costes de paralización a repercutir a todos los actores intervinientes en la cadena.

En el balance de todos estos meses de operativa Post-Brexit, también se detectan otros problemas, como fallos en el escaneo correcto de los documentos:  sólo hay que escanear los MRN (códigos de barras) y los TAD (Documento de tránsito o de acompañamiento a la Exportación).  El ENS (Declaración Sumaria) y la Declaración de Exportación en UK no han de escanearse.

Caídas significativas en las exportaciones británicas

Según una encuesta realizada por las Cámaras de Comercio de Reino Unido el pasado 12 de abril a un total de 2.900 exportadores británicos, el 41 % de ellos reconocía haber registrado un descenso en las ventas de exportación del primer trimestre.

Las dificultades a las que se enfrentan los exportadores «no se identifican simplemente como problemas de adaptación o iniciales, sino que son cuestiones estructurales que, de no abordarse, podrían conducir a un debilitamiento mayor e irreversible del sector exportador de Reino Unido», señala el informe.

Los bloqueos de camiones en esos puertos desde una hasta dos semanas, implican elevados costes de paralización a repercutir a todos los actores intervinientes en la cadena.

Tan sólo un mes antes, el 12 de marzo, la Oficina de Estadísticas Nacionales (OMS, en sus siglas en inglés) reflejaba una caída de un 40,7 % en enero de las exportaciones, mientras que las importaciones bajaron un 28,8% por su parte.

Según señalan desde algunas empresas importadoras españolas de distintos sectores, uno de los grandes problemas radica en la falta de conocimiento aún por parte del exportador inglés respecto al entramado documental que debe acompañar a los productos que exportan, los cuales han de cumplir una normativa muy específica en cuanto a etiquetados, procesos, garantías de calidad, certificados sanitarios de origen, etc.

Si antes el exportador inglés lo que hacía simplemente era extender un albarán o packing list y lo facturaba a final de mes, ahora ha de estar minuciosamente al día del papeleo que se le exige para posicionar sus productos en los distintos destinos de Europa y, más importante, atender a deficiencias previamente detectadas para subsanarlas urgentemente en siguientes operaciones.

 

Política de privacidad Aviso legal Política de cookies